BLOG DE ANTENA MISIONERA

"Mirar con los ojos de los que sufren"

Los niños de ninguna parte

Posted by antenamisionera en abril 20, 2009

Por José Carlos Rodríguez

 

Se llama Sara, tiene once años y estudia cuarto de primaria en una escuela de lasninos-uganda1 monjas del Sagrado Corazón en Adjumani, en el norte de Uganda. Hasta aquí nada de especial, si no fuera por un detalle importante: ella es la cabeza de familia de su hogar, donde tiene que ocuparse de otros cuatro hermanos pequeños. Sus padres viven en Sudán, donde han regresado hace poco después de largos años como refugiados en Uganda, y se dejan caer por la casa de vez en cuando. Como ella, hay miles de niños en esta zona.

 

Cuando visité Adjumani por primera vez, en 1992, había allí 120.000 refugiados sudaneses en campos del ACNUR. Habían escapado de la guerra que empezó en su país en 1956 y que, con excepción de un periodo de pocos años, duró hasta 2005. A pesar de que ese año se firmó la paz entre los rebeldes del SPLA y el gobierno de Jartum, aún tardaron los refugiados en decidirse a volver a su país de origen. Muchos de ellos han ido allí (aunque en muchas ocasiones no pueden llegar a sus aldeas, aún minadas o inseguras) pero aún mantienen una pierna en Uganda, donde han estudiado o han empezado pequeños negocios. Sus hijos nacidos en Uganda no conocen Sudán y en muchas ocasiones sus padres se resisten a llevarlos de vuelta a su país, ya que en Uganda por lo menos tienen una escuela a donde ir. Terminan siendo niños de ninguna parte, con cargas familiares que ningún niño debería tener que soportar.

 

La “Redeemer Children School” acoge a unos 800 niños y niñas, de los que casi la mitad son estos niños sudaneses. Fue inicialmente fundada por las hermanas del Sagrado Corazón, una congregación local de monjas originarias de Uganda y Sudán, para dar un hogar a niños huérfanos, pero en 2003 los rebeldes del LRA entraron por la noche y se llevaron a los cincuenta y tantos niños que vivían allí, de los cuales algunos consiguieron escapar en meses sucesivos. De otros no volvió a saberse nada y se supone que están muertos o que pasaron a engrosar las filas del ejército de niños soldado del LRA. El lugar estuvo un año cerrado y cuando finalmente se volvió a abrir, las mninos-uganda2onjas –que mientras tanto habían trasladado el orfanato a un lugar más seguro- aprovecharon las instalaciones para convertirlo en escuela primaria.

 

A las siete y media de la mañana el recinto de la escuela es ya un hervidero de niños que según llegan cogen escobillas y barren aulas y patios. Las clases empiezan a las ocho y terminan a las cinco, con una parada de una hora y media a eso de la una para hacer la que para muchos de ellos será la única comida del día: un guiso de maíz y alubias. Por lo demás, las cifras dan para pensar: 18 maestros para 800 alumnos, entre 80 y 90 niños por aula. A pesar de todo, las monjas se las ven y se las desean para llevar adelante esta escuela, que durante los últimos años ha sido la primera en cuanto a resultados académicos en el distrito.

 

Así es el trabajo día a día de infinidad de instituciones llevadas adelante por religiosas en África. Callado, sacrificado, dificilísimo, no raramente incluso heroico. Siempre al lado de los últimos, como estos niños a los que las circunstancias de la vida les ha deparado un destino de no ser de ninguna parte y de tener que convertirse en cabezas de familia con pocos años. Si no fuera por iniciativas como esta escuela, su vida sería aún más dura.

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: