BLOG DE ANTENA MISIONERA

"Mirar con los ojos de los que sufren"

El pecado: destruir la fiesta y la felicidad

Posted by antenamisionera en enero 13, 2011

Domingo 2º del T.O. –16 de Enero de 2011

Evangelio: Jn 1, 29-34

 Por Bernardo Baldeón

             Uno de los grandes errores del cristianismo ha sido el dejarnos absorber por la mentalidad de una sociedad cada vez más individualista, donde cada uno piensa en sí mismo.

            Esa forma de encarar la vida nos ha ido empapando sin darnos cuenta incluso en aspectos que parecían claros.

            Ya sé que no está de moda hablar del “pecado”. Muchos dicen que la sociedad e incluso los cristianos hemos perdido el sentido del pecado.

            Pero posiblemente como Iglesia hemos caído en el error de “individualizar” el pecado, reduciéndolo al ámbito de lo personal.

            Sería ingenuo decir que no hay pecados personales. Los hay, desde el momento que yo soy responsable de mi vida y actúo con mala intención, consciente de ello, pudiendo hacerlo de otra manera y perjudicándome a mí mismo o a los demás.

            Frente a esos pecados personales nos encontramos con la misericordia y el perdón de Dios que no tiene límites.

            Todo lo que sea pisotear a los demás o a nosotros mismos, sin duda es pecado.

            Sin embargo nos hemos olvidado de algo importante que el evangelio de hoy pone en labios del Bautista al encontrarse con Jesús: “Éste es el Cordero de Dios, que quita el pecado del mundo”.

            ¿En qué consiste ese “pecado del mundo” que vino a quitar Jesús”?

                Escribe J. Jáuregui: “Pecar es renunciar a ser humanos, dar la espalda a la verdad, llenar nuestra vida de oscuridad. Pecar es matar la esperanza, apagar nuestra alegría interior, dar muerte a la vida. Pecar es aislarnos de los demás, hundirnos en la soledad. Pecar es contaminar la vida, hacer un mundo injusto e inhumano, destruir la fiesta y la fraternidad.

            Por eso, cuando Juan nos presenta a Jesús como «el que quita el pecado del mundo», no está pensando en una acción moralizante, una especie de «saneamiento de costumbres». Está anunciándonos que Dios está de nuestro lado frente al mal. Que Dios nos ofrece la posibilidad de liberarnos de nuestra tristeza, infelicidad e injusticia. Que Dios nos ofrece su amor, su apoyo, su alegría, para liberarnos del mal”

            Como no quiero cansarte con muchas palabras, permíteme que me quede con esta expresión: el pecado es “destruir la fiesta y la fraternidad”.

            Estamos construyendo un mundo donde hay más lugar para el sufrimiento que para la fiesta, donde hay más espacio y medios para el enfrentamiento que para la fraternidad.

            Ese es el pecado del mundo que Jesús vino a quitar… que nosotros debemos erradicar de nuestra sociedad.

            Tu pasado déjalo en manos de la misericordia de Dios, tu futuro confíalo a la bondad de Dios, tu presente dedícalo a hacer un mundo más festivo y fraterno en el que todos puedan participar.

            ¡Sé feliz y procura que todos sean felices!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: