BLOG DE ANTENA MISIONERA

"Mirar con los ojos de los que sufren"

Amar, pero con verdad y sin hipocresía

Posted by antenamisionera en febrero 17, 2011

Domingo 7º del T.O. – 20 de Febrero de 2011

Evangelio: Mt 5, 38-48

            Leídas aisladamente algunas de las frases del evangelio de hoy podrían interpretarse como una llamada al conformismo, como una condena de la rebeldía ante la injusticia… Vero ¿es posible aceptar esta interpretación después de leer todo el evangelio, después de conocer lo radicalmente rebelde que fue Jesús de Nazaret? ¿No hay una grave miopía en esta lectura del evangelio? ¿O se trata de una interpretación interesada para adormecer la natural rebeldía que la injusticia provoca?

 

Amad a vuestros enemigos

            Los que trabajan por la paz deben encontrar la dicha al realizar esa tarea; y la auténtica felicidad -en especial la que se puede compartir con otros- procede siempre del amor. Por eso, el seguidor de Jesús, que no podrá evitar el tener enemigos, no puede negarles su amor: «Amad a vuestros ene­migos y rezad por los que os persiguen…».

            Jesús tuvo enemi­gos. Tan enemigos eran que lo acabaron matando; pero él mu­rió también por ellos, porque los quería también a ellos. Pero, ¡atención!, el amor que Jesús tenía por los que eligieron ser sus enemigos no se confundió jamás con complicidad o pasivi­dad ante sus injusticias: Jesús amó a sus enemigos, pero luchó contra el sistema injusto que habían construido y contribuían a mantener en pie.    Y luchó por amor: por amor a las víctimas de la injusticia, para librarlos del sufrimiento que soportaban, dándoles la posibilidad de convertir este mundo en un mundo de hermanos; por amor a los culpables de injusticia, para librarlos de su pecado, de su injusticia y darles la posibilidad de llegar a ser, también ellos, hijos de Dios y hermanos de los hombres. Así amó Jesús a sus enemigos.

La otra mejilla

            Sí, es cierto; Jesús, cuando fue agredido, no respondió jamás con violencia física contra las personas (en el episodio de la expulsión de los mercaderes del templo no se dice que usara el azote de cuerdas para atacar a las personas, sino para arrear a los animales; en cualquier caso, se trata de un sím­bolo mediante el cual Jesús reivindica su calidad de Mesías).

            Pero el renunciar al uso de la violencia no fue renunciar a la energía ni a la firmeza en la condena y en la lucha pacífica con­tra la injusticia. Al contrario: Jesús denunció y plantó cara a lo largo de su vida al Imperio romano, con el que aconsejó romper (Mt 22,15-22); a Heredes, a quien llamó «don nadie» (zorro) (Le 13,31-32); a los ricos, a los que declaró excluidos del Reino de Dios (Mt 6,24; 19,23-24); a los fariseos, a quie­nes denunció por manipular las conciencias de los pobres (Mt 6,2-5.16; 12,1-7.22-34; 16,5-12; 23,1-36); a los sumos sacer­dotes, por haber convertido a Dios en un negocio (Mt 21, 12-17)…

            No. Jesús no se conformó con nada que fuera injus­to, con nada que causara sufrimiento a los demás, con nada que tuviera como efecto el sometimiento o la esclavitud del pueblo. Y en esa lucha se jugó la vida sin poner en peligro la vida de nadie. Sus duras palabras son una forma de expresar el amor.

            «Poner la otra mejilla» es renunciar a los métodos del sis­tema que se pretende combatir: la violencia, el rencor, el «ojo por ojo y diente por diente». Y quitarle así a la violencia del sistema su última -y falsa- razón: la acusación de que los que luchan por la liberación de los pobres son violentos.

No-violencia, sí, ¡pero sin hipocresía!

            Entonces, ¿significa esto que renunciamos a colaborar con cualquier movimiento de liberación si éste utiliza la violencia? ¿Condenamos a aquellos grupos que se alzan en armas contra el injusto opresor? ¿Son malos cristianos los que colaboran con estos movimientos insurgentes? ¿Hay que condenar siem­pre y de la misma manera la violencia, venga de donde venga? Es probable que quienes todavía no se atreven a condenar la santa Inquisición o las santas cruzadas se conviertan fanática­mente a la no-violencia cuando se trata de responder a estas preguntas.

            La invitación a renunciar a la violencia en la lucha por un mundo mejor parece que está clara en el evangelio: Jesús nos invita a luchar con la liberación de todos los hombres renun­ciando a utilizar la violencia contra las personas. Ése es el ideal evangélico. Pero los hombres somos limitados y el Reino de Dios no lo veremos plenamente realizado en esta vida.

            La meta está clara y no podemos renunciar a ella: pero no seamos fari­seos cuando nos conviene. Porque somos humanos, los cristia­nos somos imperfectos y limitados y nos vemos muchas veces en la necesidad de escoger entre distintas opciones que todas ellas son malas; en esos casos -y según los criterios de la más clásica moral católica- hemos de escoger el mal menor: a ve­ces hay que escoger entre la complicidad con la violencia del injusto opresor y la violencia del que se ve obligado a partirse la cara con quien sea por defender a su hermano injustamente atacado.

            El ideal es, por supuesto, encontrar un método no violento para luchar por la justicia. Además, en nuestro tiempo, después de las experiencias de Gandhi, de Martín Luther King, de Mandela, nadie puede decir que la lucha no violenta sea ineficaz; al contrario, seguro que, a largo plazo, es más eficaz que la violencia.

            Pero estare­mos ciegos (voluntariamente ciegos) si no vemos que la vio­lencia de los pobres es consecuencia de la violencia de los poderosos. Y seremos unos hipócritas si condenamos la vio­lencia de los hambrientos de la tierra mientras merendamos sin escrúpulos con los culpables de su miseria.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: