BLOG DE ANTENA MISIONERA

"Mirar con los ojos de los que sufren"

Argentina: El caso de la valija, la soberbia imperial y las alegorías

Posted by antenamisionera en febrero 23, 2011

Por Maggie Marín

            Si no fuese tan serio induciría a la risa.

            En una de las pistas del Aeropuerto Internacional de Ezeiza esperaba el enorme US Air Force 77184, un C17 Boeing Glob-master III, carguero, con capacidad para 77 mil 500 kilogramos, donde entre otros bultos no declarados apareció armamento pesado como cañones de ametralladoras y carabinas. En total mil pies cúbicos que militares estadounidenses quisieron ingresar clandestinamente en Argentina alegando eran necesarios para un curso en el que expertos gringos entrenarían a miembros de la Policía Federal en modernas técnicas de rescate de rehenes y “gestión de crisis”.

            Revisado todo con esmero, lo más extraño era una valija sellada que los marines vigilaron durante horas para que no fuera incautada. Abierta a la fuerza, se hallaron drogas, útiles para el control de comunicaciones, equipos de transmisión, aparatos encriptadores y dispositivos informáticos de almacenamiento de datos (pen drives y un disco duro) rotulados como secretos. También un folleto en 15 idiomas donde se lee: “Soy un soldado de Estados Unidos. Por favor, informe a mi embajada que he sido arrestado por su país”.

            Ministros y funcionarios personados en la Terminal confiscaron el material y autorizaron la partida de la aeronave y sus ocupantes. El curso, lógico, fue suspendido. Los hechos conmocionaron, tras ser rebelados por el diario Página/12 el domingo 13. El gobierno y la prensa recordaron que en 2010 otro avión similar norteamericano fue obligado a regresar tras arribar con carga no declarada.

            Vale aquí lo dicho de que el asunto podría llamar a risa si no fuera tan serio.        Porque, ¿a qué dudarlo?, al tratarnos habitualmente como el patio de su casa, en toda su historia el país del Norte se ha entrometido tanto y con tamaño descaro en nuestros asuntos que nadie sabe a ciencia cierta cuantas veces introdujo por acá de forma ilícita cargas y valijas tan o más sustanciosas que estas que han desatado el llamado “conflicto diplomático” entre Argentina y Estados Unidos” (es la frase al uso por la derecha en estos días) cuando ha sido en verdad la reacción lógica de un gobierno digno y progresista ante una flagrante violación de su soberanía nacional.

            ¡Lo que hay que ver! El país del norte viola las leyes de la nación austral y normas internacionales básicas y lejos de excusarse está ofendido y quiere explicaciones. Aduce que no hay nada por qué pedir disculpas, que Argentina sobredimensionó el incidente, y reclama “la devolución inmediata de todo lo incautado de forma inapropiada”. Un comunicado de la secretaría de Estado a cargo de Hillary Clinton, al que le han seguido declaraciones y exigencias de una serie de funcionarios estadounidenses, sustenta arrogante: “Estamos buscando explicaciones del gobierno de la Argentina”.

            Argentina se ha mostrado digna. Desde el momento de la requisa y en medio de la andanada gringa para forzar una rectificación que lamentablemente ocurre tantas veces. La propia presidenta, Cristina Fernández, llamó a la defensa de la soberanía nacional y los intereses del pueblo y aclaró que las decisiones se toman en la Casa Rosada sin la ingerencia de otras naciones. “Piensen en argentino –pidió a sus conciudadanos- piensen en su país porque la defensa nacional no puede tener color ni bandería política, es una decisión estratégica nacional para profundizar la soberanía”.

            Porque ciertamente el trance ha servido para comprobar hasta qué punto llega el sometimiento de ciertos medios de prensa, políticos opositores y derechistas, para quienes el malestar estadounidense es comprensible porque todo obedece a torcidas razones políticas de cara a las venideras elecciones presidenciales y también un desquite porque Barack Obama no visitará la Argentina en su próxima gira por América Latina. ¡Con cuánta certeza Martí definió a estos personajes como sietemesinos sin fe en su tierra!

            Con todo, no faltan quienes afirman que EE UU hubiera actuado igual en su territorio ante una situación análoga. Ni los que, prudentes, piden suspender esas “ayudas” en materia de “seguridad”.

            Asumamos que con esas “asistencias” sigue sembrando en la región agentes   -civiles, militares, policiales y de inteligencia- para vigilarnos, inventariarnos, incitarnos a la compra de armas y equipos de última generación, e introducir su nueva Doctrina de Seguridad Global, donde los terroristas por excelencia ¿qué van a ser ellos? son los gobiernos progresistas, las organizaciones populares y quienes luchan por la justicia, la soberanía y la independencia.

            Enterados en Gringolandia de que la acopia las declaraciones de funcionarios de la Aduana, la Policía Aeroportuaria, y otros organismos que revisaron las armas y drogas, y de que el material podría ser decomisado y destruido, el vocero Philip Crowley ha dicho que algo así “sería muy desafortunado”. ¡Una clara amenaza!

            Nada, que sin duda el caso de la valija es una gran alegoría.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: