BLOG DE ANTENA MISIONERA

"Mirar con los ojos de los que sufren"

De la limosna hipócrita a la verdadera religión

Posted by antenamisionera en noviembre 8, 2012

 Domingo 32º TO, 11 de Noviembre de 2012

Evangelio: Mc 12, 38-44. 

Un gran gesto de limosna puede ser una buena cortina de humo para no querer ver la injusticia con que tratamos a los demás.

El evangelio de este domingo profundiza el mandamiento del amor del que hablábamos hace una semana.

Sentado en la sala de las ofrendas del templo, Jesús observa cómo los ricos daban en abundancia sus limosnas para los diversos servicios cultuales y asistenciales. También observó cómo una viuda muy humilde entregó solamente dos monedas de cobre. Marcos, con sus típicos detalles, dice que era un «lepton», es decir, la moneda griega de menos valor.

Y la lección de Jesús: «Os aseguro que esa pobre viuda ha echado en el cepillo más que nadie. Porque los demás han echado de lo que les sobra, pero ésta, que pasa necesidad, ha echado todo lo que tenía para vivir.»

La limosna hipócrita

Una primera cosa que queda clara es que el valor de una ofrenda no se mide por su cantidad, sino por su relación con lo que tenemos. Esto es lo primero que se desprende del mismo texto. Da más no quien deposita más, sino quien queda privado de más según su capacidad y posibilidad. Lo fundamental en una ofrenda es su calidad, y ésta se mide por la renuncia que lleva implícita. Es interesante observar cómo entre nosotros la palabra «limosna» tiene actualmente un sentido peyorativo, pues realmente con el tiempo ha llegado a significar esa moneda que nada significa para nosotros y que damos a alguien, más para poner de relieve nuestra suficiencia que por amor al otro. Una tal limosna injuria al necesitado y parece más encaminada a aliviar nuestra conciencia que los males de nuestros hermanos.

El evangelio de hoy denuncia este tipo de limosna como hipócrita y corrompida. Y en este sentido se puede afirmar que el cristiano no debe dar limosnas, sino que debe darse a sí mismo, todo entero, por los demás. Por otra parte, suele ser una excusa muy común el decir que no damos «porque no nos sobra dinero, no nos sobra tiempo», etc. Marcos nos hace descubrir que, ayer como hoy, los que dan son aquellos que en realidad carecen de dinero y de tiempo. Dar no es un problema de cantidad sino de generosidad.

La religiosidad se vive fuera del templo

En segundo lugar, Jesús, criticando a los escribas y fariseos, hace ver cómo éstos, mientras dan sus limosnas y hacen largas oraciones, se exhiben vanidosamente en público, gustan de los primeros puestos y abusan de los indefensos.

Es decir: su religiosidad está circunscrita al templo y a unos momentos del día, pero no es toda la vida enfocada con espíritu religioso. También aquí falla la totalidad de la entrega.

La auténtica adoración a Dios se cumple, más que en el templo, en la familia, en la profesión, en el trabajo, en el campo sindical y político. También podemos decir aquí: No le demos a Dios una limosna… para dejar tranquila nuestra conciencia.

Aunque el evangelista Marcos no lo diga expresamente, sí parece insinuar la siguiente pregunta: ¿Qué sentido tiene la oración de esos ricos que le ofrecen a Dios las sobras? ¿Podrán rezar en comunidad? ¿Podrán comulgar de la misma mesa con aquellos que sufren su pobreza y su miseria? Aquí podemos recordar muy bien aquel conocido texto de Pablo que les reprocha a los corintios ricos el modo que tienen de celebrar la Eucaristía, pues se hartan de alimentos y bebidas, mientras otros padecen hambre (1 Cor. 11,20-22).

A la luz de un mensaje evangélico tan transparente, todos nos podemos analizar hoy: ¿Qué significa para nosotros “dar”? ¿Cómo es nuestra entrega en la familia, en el trabajo, en el barrio, en la comunidad cristiana? ¿En qué medida vivimos el espíritu de aquella viuda, pobre, pero de un corazón inmensamente rico? ¿Cuáles son las excusas que tenemos para dar solamente lo que nos sobra?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: