BLOG DE ANTENA MISIONERA

"Mirar con los ojos de los que sufren"

Hemos encerrado a Dios

Posted by antenamisionera en enero 2, 2013

Fiesta de la Epifanía del Señor, 6 de Enero de 2013

Evangelio: Mt 2, 1-12. Epifanía0

Epifanía significa Manifestación, estamos celebrando pues, la fiesta de la Manifestación de Dios a todos los hombres.  Aquellos Magos de Oriente  representan a todos nosotros que no somos judíos, a toda la humanidad que busca una estrella que de sentido a la vida.  Aquellos Magos de Oriente son figura de todos los hombres y mujeres de la historia que buscan respuestas a tantos interrogantes como la vida nos suscita. Aquellos Magos de Oriente encontraron la respuesta allí donde menos esperan encontrarla: en un niño pobre y humilde recostado en un pesebre, a las afueras del pueblo, un pobre niño emigrante que no ha encontrado un techo para venir al mundo, un desheredado, uno de los que no cuentan.

Todo esto nos está diciendo a nosotros cosas muy importantes.  Más allá de la fiesta de los regalos y de la ilusión de los niños,  hoy se nos está invitando a ponernos de pie, a no conformarnos con esta vida apática, carente de sentido.  Dios nos sigue llamando, sigue esperando que le encontremos.  Pero primero tendremos que despertar ese deseo de encontrarnos con El.  Y es aquí donde creo que está el problema: el problema es que ya no buscamos a Dios, ni queremos encontrarnos con El, Dios ya no nos dice nada, lo hemos encerrado en los estrechos límites de la doctrina y la moral, lo hemos puesto en los altares donde no molesta a nadie y donde de vez en cuando le dedicamos una mirada lejana.   Hemos utilizado a Dios como quien utiliza una medicina, nos acordamos de El cuándo nos duele algo, pero cuando se nos pasa, también pasamos rápidamente de Él.

Ocurre con frecuencia que los cristianos nos conformamos con seguir unos Epifanía1ritos, con cumplir unas costumbres, pero no por convencimiento, sino por inercia.  Lo peor de todo esto es que nos perdemos lo fundamental, es como si nos quedásemos  sólo con el envoltorio del caramelo.  Lo fundamental es experimentar en nuestra vida que Dios es el Señor, porque sólo el Señor nos puede dar la plenitud que todos anhelamos.   Pero antes, para tener una verdadera experiencia plenificante de Dios,  nos tenemos que dejar enseñar por El.  Aprender primero, a mirar la vida y los acontecimientos desde otra perspectiva, no desde la mirada egoísta que sólo piensa en lo que le afecta a uno mismo, sino desde la mirada solidaria que se compadece con los problemas y miserias de los demás.  Aprender en segundo lugar, a apreciar la vida que se manifiesta en lo pobre, lo humilde, lo sencillo, lo que no cuenta, la vida de cada día, en lugar de estar siempre pensando en el dinero que tengo o cómo conseguirlo, el poder que ejerzo sobre los demás o la fama y la imagen que tengo.

Por delante tenemos un largo camino de aprendizaje, la Iglesia nos quiere acompañar a lo largo del año en este camino, en esta Iglesia vamos a encontrar cada domingo esa Palabra de Dios que va a ser como alimento y bebida que apague la sed del camino.  Vamos a pedir al Señor que nos ayude a encontrarle, que despierte en nosotros el deseo de buscarle, y que un día nos permita adorarle, como lo hicieron los Magos de Oriente, ofreciéndole lo que somos y tenemos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: