BLOG DE ANTENA MISIONERA

"Mirar con los ojos de los que sufren"

De Dios se alejan los malvados

Posted by antenamisionera en agosto 23, 2013

21º Domingo del Tiempo Ordinario. Ciclo C. 25 de Agosto de 2013

Evangelio: Lucas 13, 22-30. POVERTY.

 

Aquí nos enfrentamos a lo más serio que tenemos que plantearnos cuando leemos el Evangelio. Como bien se ha dicho, este pasaje recuerda a todos y todas los que se empeñan en dulcificar el Evangelio que el acceso al Reino es arriesgado y que Dios está aguardando nuestra respuesta. ¿Por qué? Porque rompe las seguridades de los que se ven a sí mismos como los elegidos, los escogidos por el Señor, los selectos, los que están en posesión de la verdad y van por el camino del bien. Nada de eso nos debe dar seguridad. Quienes, a veces, nos vemos como preferidos, podemos ser rechazados.
Y en contraste con lo dicho, bien puede ocurrir que, a la hora de la verdad, nos encontremos con la sorpresa de que las gentes del lejano oriente, los budistas, hinduistas, sintoístas, taoístas y personas que han adorado al sol, a los árboles y a los montes, esas gentes son los que entran en el Reino. Por una sola causa. Porque fueron buenas personas, fueron honrados, se portaron bien con sus semejantes, hicieron el bien que tuvieron a su alcance. Eso fue todo. Y eso es lo que lo decidió todo.
Jesús liquidó los privilegios excluyentes de las religiones que se ven a sí mismas como verdaderas. Y peor aún, si es que se ven como las únicas. Toda religión que se cree que es la ‘verdadera’, por eso mismo y de forma inevitable ve a las demás religiones como ‘falsas’. Como es lógico, la religión que afirma ser la única verdadera, lo que pretende es ponerse por encima de las demás, lo cual es humillar y despreciar a los otros, por más que se les trate con educación, en el mejor de los casos. No olvidemos nunca que las religiones son siempre producto de la cultura y la pertenencia a una religión es un hecho cultural. El que nace en un país musulmán es musulmán. Como el que nace en una sociedad budista es budista. Y el que nace en un pueblo de Castilla, lo normal es que sea católico, apostólico y romano. Por eso, la pregunta que hay que hacerse es esta: ¿Qué es lo que nos une a todos? ¿En qué coincidimos todos los seres humanos? Todos somos iguales en nuestra humanidad, por tanto, seamos cada día más humanos. Que así seremos «uno», entre nosotros y con Dios, que se humanizó en Jesús.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: