BLOG DE ANTENA MISIONERA

"Mirar con los ojos de los que sufren"

La fe siempre está en crecimiento

Posted by antenamisionera en octubre 3, 2013

Domingo 27º TO, 6 de Octubre de 2013

Evangelio: Lc 17, 5-10.esperando la fe

            “Auméntanos al fe” es la petición breve, sincera y directa de los apóstoles a Jesús. ¿Nosotros le hacemos la misma petición o le imploramos otras cosas, que las consideramos más urgentes? La fe debe figurar entre las cosas importantes, entre otras razones porque da sentido a nuestra existencia. Me imagino que los apóstoles no entendían a Jesús, ni comprendían sus planteamientos. Por ello necesitaban de más fe para estar más ceca de su maestro, para interiorizar, para conectar con Él.

A muchos cristianos les suele preocupar las dudas de fe. Piensan que, si tienen dudas, peligra su fe. Sin embargo no es así. Las dudas demuestran simplemente que tenemos fe. Los grandes místicos han abrigado profundas y largas dudas de fe, que han llamado “noche obscura”. Lo peligroso para la fe es la indiferencia.

La fe es un don de Dios. La fe la recibimos. Si nosotros hubiéramos nacido dos mil kilómetros más abajo, posiblemente no seriamos cristianos-católicos sino musulmanes. Depende también de nuestra respuesta: si respondemos con un sí a las propuestas de Dios o por el contrario reaccionamos con un no. Pero la fe, cuando es auténtica, cuando es alegre y llena de esperanza, ayuda al hombre a crecer como persona, como creyente. Da fuerzas y motivos para luchar, para amar, para vivir.

También puede convertirse en algo negativo. Pues hay tipos de fe que no sirven, que son rechazables. Por ejemplo, la fe del fanático, la fe del que cree que posee toda la verdad y como tal la quiere imponer al prójimo sea quien sea. Esta fe no atrae, sino que aleja. Otro tipo de fe no aceptable es la fe incoherente. La del que cree una cosa y hace o practica otra. Dice el apóstol Santiago que “la fe sin obras es una fe muerta”. En este fallo solemos caer con facilidad. Algunos conciben la fe como algo que nos resta personalidad, que nos convierte en personas sin criterio, que Screen-Shot-2012-10-22-at-08.40.48aceptamos el punto de vista del otro sin exigir argumentos. Y por fin, para la filosofía marxista “la fe es una invención burguesa para ocultar la miseria del pueblo, una “alienación” que vacía al hombre de sí mismo, una coartada degradante que aparta al hombre de la tarea de construir el mundo”.

Un capítulo interesante, pero que nos desborda en este momento es el de la fe y la ciencia. Tanto el siglo XIX como parte del XX han sido nefastos en este capítulo, pues se llegó a la conclusión de que era imposible ser a la vez católico e inteligente. Afortunadamente en nuestros días están ya superadas las aparentes contradicciones entre fe y ciencia y se puede ser perfectamente un gran intelectual y un gran cristiano.

La fe es vida y como toda vida puede crecer, debilitarse, morir. Hablando de la fe el Papa Pablo VI tiene un párrafo realmente duro: “Hay que corregir el concepto de falso creyente como un reaccionario obligado, un inmovilista de profesión, un extraño a la vida moderna, insensible a los signos de los tiempos, un hombre privado de esperanza”. Esto provoca repulsa.

Que nuestra plegaria sea como la de los apóstoles: “Señor, auméntanos la fe”, una fe sincera, sencilla, vigorosa. Una fe caliente, la que baja al corazón y a la vida, no una fe fría, que está solo en la cabeza.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: