BLOG DE ANTENA MISIONERA

"Mirar con los ojos de los que sufren"

Las palabras solas no cambian la realidad

Posted by antenamisionera en enero 3, 2014

Por Bernardo BaldeónPalabras

Hace unos meses se hablaba de que la Real Academia de la Lengua Española (RAE) tenía la intención de cambiar algunos elementos de su Diccionario para evitar términos machistas y discriminatorios respecto a la mujer. Intención loable y que esperamos se realice. Pero debemos tener en cuenta algo que muchos de nuestros “dirigentes”, a distintos niveles y en diversas instituciones, no acaban de entender: no basta cambiar las palabras.

Pareciera que le han dado a las palabras un poder “mágico”, como si cambiando las palabras automáticamente cambiara la realidad. Una gran ignorancia, o mentira… considérelo cómo quiera.

De hecho, el mes pasado, el presidente de la RAE decía claramente que por cambiar una palabra o una definición, eso no cambia la realidad social.

Cambiar en el diccionario algunas expresiones, en este caso machistas, no significa que la realidad y la mentalidad machista cambie.

De todas formas sigue siendo más fácil cambiar la forma de hablar que una realidad discriminatoria se modifique. Las palabras son importantes, pero pueden ser un buen escudo para que la realidad no cambie.

Y de ello tenemos claros ejemplos. Quienes tienen algún tipo de poder, procuran evitar esas palabras que tiene aristas dolorosas.

Así según el diccionario de la RAE, la palabra empobrecer significa “hacer que uno venga al estado de pobreza”… con lo cual está diciendo que alguien hace que otros se empobrezcan… Muchos se empobrecen porque unos pocos se enriquecen… Claro que el sistema no pude aceptar algo tan evidente… Entonces el empobrecimiento no hacerse, o que te han pobre, sino que es tener ¡“un crecimiento negativo”! Evidente contradicción de palabras.

Cuando le damos a las palabras un sentido mágico… todo es posible… o quizás todo es ilusión…

Aunque haya niños que se desmayan de hambre en las aulas de nuestros colegios porque no tienen para comer… sería una mala imagen hablar de “pobres”. Hay que buscarle una solución.

Según el diccionario de la RAE pobre significa: “necesitado, menesteroso, y falto de lo necesario para vivir, o que lo tiene con mucha escasez”. Claro que el diccionario no es tonto y en su séptima acepción de pobre, dice: “humilde, de poco valor o entidad”. Vamos que el pobre no interesa mucho porque carece de valor.

Pero el uso de las palabras… alcanza un punto culminante cuando un diputado de nuestro Congreso, para evitar la palabra “pobres”… que es una realidad que está ahí, todos conocemos, y es inútil negarla se puso a hablar de “personas con poder adquisitivo reducido”. Y podríamos seguir con los ejemplos, o los malos ejemplos….

Antes de cambiar las palabras tenemos que cambiar la realidad, si lo conseguimos podremos definirla con otros términos. Pero creer que las palabras cambian por sí solas la realidad es de un infantilismo preocupante.

Y lo que venimos diciendo en el ámbito social y político, vale también para el discurso religioso… Con frecuencia hemos hecho una religión basada en palabras incomprensibles incluso para quienes las decían… Muchas veces buscamos un nuevo lenguaje, pero no un cambio en la forma de hacer y estar en medio de la sociedad.

Y ahí nos jugamos buena parte de nuestra credibilidad.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: