BLOG DE ANTENA MISIONERA

"Mirar con los ojos de los que sufren"

Dios nos acoge a cualquier hora

Posted by antenamisionera en septiembre 18, 2014

Domingo 25 T.O. – 21  de Septiembre de 2014

Evangelio: Mt 20, 1-16.21.0

            ¿Qué pensamos de Dios? Es una pregunta fundamental que todos los creyentes debiéramos de planteárnosla con cierta frecuencia. Porque hemos de reconocer que quizá sin darnos cuenta, tendemos a construir un Dios a nuestra imagen y semejanza. Y le atribuimos a Dios nuestros rasgos, nuestra manera de pensar y de vivir… con lo que corremos el riesgo de construir una caricatura de Dios. Y tendríamos que preguntamos ¿qué Dios es el que rechazan muchos hombres y mujeres de nuestro tiempo: el de Jesús de Nazaret o la caricatura que los cristianos hemos puesto en circulación?

 

¿Cómo puede hoy un hombre encontrarse con Dios?

Si se acerca a los creyentes es muy posible que nos encuentre rezando no al Dios verdadero, sino a un pequeño ídolo sobre el que proyectamos nuestros intereses, miedos y obsesiones; y al que muchas veces pretendemos utilizar.

Nuestra época, escribió Martín Velasco, padece un “eclipse de Dios”. Y en este eclipse no hemos dejado de participar los creyentes con unas vidas que trasparentan más nuestros intereses y preocupaciones que la presencia de Dios.

Un Dios que es amor no podrá ser nunca entendido y descubierto21.1 por los hombres, si ven que nosotros buscamos siempre nuestro propio interés, provecho y disfrute…

Un Dios que es acogida y ternura nunca podrá ser descubierto por los hombres si ven en nosotros: personas insolidarias, frías y calculadoras, que lo único que les interesa es acrecentar su propio poder o su bolsillo. Un Dios que es mirada misericordiosa, perdón que acoge, no podrá ser captado por los hombres si ven en nosotros personas que vivimos en continua tensión con quienes nos rodean, si nuestro corazón y nuestra boca rezuman constantemente rencor, envidia y odio…

Un Dios que es Padre y que nos invita a su mesa, para alimentarnos de su amor y de su vida… ¿cómo van a creer en él? Quienes después en nuestras conversaciones habituales nos escuchan a los que venimos a Misa que despellejamos al sacerdote o nos despellejamos entre nosotros… con todo tipo de chismes y de cuentos… ¿Con qué Dios se encuentran ahí? ¿En qué Dios creen?..

La parábola de este domingo está en la línea de corregir las deformaciones que con nuestra vida y testimonio ocasionamos a Dios… En la sociedad en que vivimos, casi todo el mundo está convencido de un principio: que cada persona debe ganar de acuerdo con lo que rinde en su trabajo… Este principio sirve para regular las relaciones laborales… Pero esto no sirve si lo aplicamos a las relaciones entre personas… Sería un disparate que un padre o una madre se pusieran a calcular, cada día el rendimiento y los beneficios que su hijo ha producido ese día, para determinar la cantidad de bondad, de cariño y ternura que se ha ganado ese hijo al acabar la jornada. Si nos enteramos que un padre o una madre se relacionan así con sus hijos, diríamos que han perdido la cabeza y que no tienen corazón.

Bueno, pues eso que es un disparate enorme, si se lo aplicamos a un padre de este mundo, resulta que todos los días y a todas las horas se lo estamos aplicando a Dios. De donde resulta que con frecuencia estamos diciendo que Dios va a premiar a cada uno según sus méritos… Y pensamos que hay que hacer tal obra buena o tal sacrificio para que Dios me lo tenga en cuenta o para merecer el cielo… Y así hay gente que acude a no sé qué Virgen o no sé qué santo o santa, porque dicen que ahí se21.2 ganan méritos y por tanto más gloria y más cielo…

Los cristianos tenemos que liquidar a ese Dios que paga según los méritos de cada cual. Porque ese Dios es una de las deformaciones más radicales del Dios que nos presentó Jesús. Y así hay que interpretar esta parábola de los jornaleros…

Los jornaleros, llevados por el principio (tanto trabajaste, tanto te corresponde), protestan… y aquí se produce el corte… el Propietario (Dios) no se relaciona con nosotros por este principio, sino por el principio de la generosidad. Por eso dice: ¿vas a tener tú envidia de que sea generoso?

Este planteamiento desde el punto de vista empresarial sería la ruina del mercado. Lo que ocurre es que, por suerte para todos, Dios no es ningún empresario, ni el cielo es ningún negocio. Estos son majaderías que, sin darnos cuenta hemos dicho una y otra vez los cristianos. Decididamente el Padre del cielo no anda calculando lo que cada uno nos merecemos. Todo eso no ha servido nada más que para meternos en la cabeza una imagen falsa de Dios. Y hay que acabar con esa imagen. Porque las personas que viven su fe desde la idea de ese Dios propietario que paga según sus méritos y rendimiento, van por la vida como jornaleros, calculando siempre lo que van a ganar o lo que se merecen.

Es una pena que en la Iglesia queden prácticas antiguas que, sin pretenderlo, favorezcan esta mentalidad, por ejemplo cuando a las gentes se le predica que, mediante tal peregrinación o tal jubileo, se ganan tales méritos o no sé qué indulgencias con las que se va más rápido al cielo. Mal servicio se hace a la causa de Dios, presentando las prácticas religiosas como sistemas de intercambios, negocios y ganancias, Como si el Padre de Jesús y Padre nuestro estuviera, a todas horas con el libro de cuentas en la mano para luego pagarle a cada cual lo que se ha ganado. A mí me parece que Dios se merece un poco de respeto y nada tiene que ver con todos estos chalaneos humanos… Desterremos en nuestras relaciones con Dios la calculadora y el comercio… y dejémonos llevar por el corazón y la misericordia.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: