BLOG DE ANTENA MISIONERA

"Mirar con los ojos de los que sufren"

La alegría del encuentro – Domund 2014

Posted by antenamisionera en octubre 13, 2014

Por José Martín Ruiz*Domund-2014

El Papa Francisco en su mensaje para el Domund – 2014 nos presenta la imagen del Evangelio de Lucas (10,17-23) en la cual Jesús envía a los setenta y dos discípulos, de dos en dos, a las ciudades y a los pueblos, a proclamar que el Reino de Dios había llegado y a preparar a los hombres al encuentro con Jesús.

Los discípulos volvieron llenos de alegría, pero Jesús les dice: “No estéis alegres porque se os someten los espíritus, estad alegres porque vuestros nombres están inscritos en el cielo”. Jesús quiere hacer partícipes a los discípulos de su propia alegría y por eso les advierte que no se alegren tanto por el poder recibido, cuanto por el amor recibido.

Nos dice San Pablo en ICor 8,1b: “El conocimiento engríe, lo constructivo es el amor”. En medio de los conflictos actuales, de la crisis económica, de la exclusión social, del crecimiento de la desigualdad y la pobreza, hay una fuerza constructiva que nace del mismo ser de Dios y del corazón de la Iglesia es el amor que nos conduce al encuentro con Dios, por medio de Jesucristo, en el Espíritu Santo y a la comunión y la hermandad entre todas las personas.

La contemplación y la misión nos ofrecen una bipolaridad en la cual se nos comunica el amor. La contemplación nos remite al centro de todo, a la fuente de la Vida como los sarmientos que se encuentran unidos a la vid (Jn 15,1-17), o el cuerpo humano, cuya cabeza es Cristo, y en el encuentran consistencia e interactúan todos los miembros (ICor 12-12-30) . La misión nos convoca al camino hacia el vértice de una montaña, es una llamada universal que Dios hace a todos los pueblos yDomund1 a todos los hombres de la tierra. En la medida en que se aproximan más y más al vértice se acercan más entre sí, y gozan en la esperanza del encuentro con Dios y la fraternidad universal que se producirá a la llegada a la cumbre (Is 2,1-5).

La contemplación y la misión son dos polos de atracción en la dinámica del amor. Vivimos ya en esta realidad divina injertados en Cristo y proyectados en la acción del Espíritu, aunque pendientes del encuentro total con Dios y de la perfecta comunión entre las personas. Desconectados de estos dos polos nos sumergimos en medio de las tensiones y de los conflictos que se apoderan de nosotros y nos destruyen.

La vida en comunidad, en donde sea posible fortalecer las relaciones interpersonales y de encuentro, se convierte en el laboratorio de la fraternidad universal. En la misma Vida Religiosa, hoy nos jugamos mucho, no sólo en la fidelidad a los votos de pobreza, castidad, y obediencia, sino de una manera especial en la vivencia de la vida en comunidad. Nos encontramos con grandes dificultades a la hora de construir una relaciones sanas, nos perdemos con frecuencia y nos aislamos al gestionar los conflictos, nos encontramos, a veces, con graves deficiencias en la personalidad de los individuos concretos que crean situaciones fuertemente problemáticas, y se nos pide saber corregir y subsanar heridas.

Nuestras comunidades, cada vez, más internacionales son un signo de la humanidad nueva que está surgiendo.

Cada desafío es al mismo una invitación a integrarnos con mayor energía en la fuerza del amor que fluye de la fuente Divina y nos conduce a la alegría y gozo del encuentro fraterno.

*Misionero de la Consolata

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: