BLOG DE ANTENA MISIONERA

"Mirar con los ojos de los que sufren"

La ambigüedad del desierto

Posted by antenamisionera en diciembre 2, 2014

Domingo 2º de Adviento  – 7 de Diciembre de 2014

Evangelio: Mc 1, 1-8.2ad0

 

En este tiempo de Adviento el desierto adquiere un protagonismo especial. Y el desierto encierra en sí una ambigüedad tremenda: durante el día el calor es agobiante, por la noche el frío puede ser mortal.

No existe sólo el desierto geográfico: está el desierto humano, personal, aquel que todos experimentamos alguna vez en nuestra vida. Y no es menos ambiguo.

El Reino de Dios no comienza a ser anunciado en grandes ciudades ni en lugares de lujo, sino en el desierto.

Normalmente las personas caminamos mirando hacia el suelo para saber dónde ponemos nuestro pie. En el desierto no existen caminos. Mirar hacia el suelo sería perdernos. Tenemos que mirar hacia arriba: el sol, las estrellas nos van marcando el camino. Si en nuestra vida de cada día miramos nuestros intereses más cercanos posiblemente terminaremos perdiéndonos en la nada. Necesitamos en el desierto mirar hacia arriba, hacia valores que tengan en cuenta a los demás. Es la única posibilidad de no perder el rumbo.

Por algo Juan Bautista se fue al desierto.

En el desierto encontramos la soledad, que no el vacío. El vacío nos anularía como personas. La soledad puede estar llena de personas. Pero la soledad nos impide “aprovecharnos” de las personas con las que vivimos.           Desde la soledad nos encontramos con las personas y con Dios2ad3 solo desde una actitud: la gratuidad. No es posible una relación comercial: te doy, me das. En la soledad doy sin pedir nada a cambio. No dependo de que lo que pueda recibir a cambio. Y ahí se manifiesta nuestra grandeza humana.

Estando en el desierto la única persona que puedo ver soy yo mismo. Es una oportunidad única para ver y aceptar mi propia verdad. Por eso quienes iban a encontrarse con Juan Bautista reconocía sus pecados, reconocían lo que realmente eran y empezaban a tomarse en serio aquello que querían ser.

Si encontramos a alguien en la soledad del desierto, y hemos superado el miedo al otro, será una experiencia humana sumamente gozosa.           Descubriremos el valor del encuentro humano desinteresado y, sin pretenderlo, saldremos profundamente enriquecidos.

Mantenerse en el desierto es fuente de esperanza. Sabemos que no todo en la vida es desierto. Sabemos que hay oasis, ciudades donde tendremos la posibilidad de vivir el encuentro con los otros como solidaridad y amor, más allá de las limitaciones y las oscuridades de cada uno. No las vemos, pero el desierto tiene sus puertas y cuando menos lo esperemos nos encontraremos con alguna de ellas. Solo necesitamos ser constantes y seguir caminando.

El Bautista proclamaba: “Detrás de mí viene el que puede más que yo”. Incluso en las tormentas de arena no hay motivo para perder la esperanza.

 

Permíteme compartir este poema de Javier Leoz:

 

En el desierto del mundo

          donde la locura vuela más deprisa que la sensatez,

          allá donde la pobreza ya no llama la atención

          y se convierte en estandarte de un mundo infeliz…

          Quiero, Señor, preparar tu camino.

           En la soledad del que busca y no encuentra compañía2ad4

          en la desesperanza de familias

          que han perdido el horizonte de la alegría

          en los egoísmos y soberbias

          que me impiden verte cara a cara….

          Quiero, Señor, preparar tu camino.

          Luchando, por rebajar todas esas colinas de autosuficiencia,

          avanzando, para llenar lo que la sociedad

          caprichosa e insolidaria, mezquina y sin sentido

          pretende dejar, lo más sagrado, vacío y sin contenido…

          Quiero, de verdad Señor, preparar tu camino.

          Despejar nuestras mentes embarulladas por lo efímero

          y colmarlas con tu presencia, con tu Nacimiento

          denunciar falsedades o verdades a medias

          y, con la trompeta de tu nuevo día,

          pregonar a este mundo que todavía es posible la esperanza.

          que Tú, Señor, estás por llegar

          pero que, los caminos por donde avanzamos,

          no son los auténticos para poderte alcanzar.

           Tú Señor, puedes cambiar el ritmo de la historia

          si somos capaces de dejar aquello que nos atenaza,

          duerme, amordaza, esclaviza y nos impide caminar.

          Contigo, Señor. Para Ti, Señor. Por Ti, Señor.

          Quiero preparar mis caminos: que sean los tuyos.

          Quiero andar por tus caminos: sal a mi encuentro.

          Quiero dejar los viejos: renuévame con tu gracia.

           ¡Ven, Señor! ¡Apresura tu llegada!

          ¡Contigo, para siempre, por tus caminos!

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: