BLOG DE ANTENA MISIONERA

"Mirar con los ojos de los que sufren"

¡CUIDÉMONOS!

Posted by antenamisionera en febrero 10, 2015

Por Nani Vall-llosseraCuidar0

 

Un porcentaje significativo de las consultas de una médica de familia tienen que ver con la crisis del cuidar: personas con malestares o dolencias leves que encontrándose mal, se sienten necesitadas de los cuidados de los que no disponen al hacerse patente su fragilidad y su contingencia; hombre y mujeres que no tienen a quién contar su ruptura sentimental, o con quién compartir su dificultad para manejar una crisis vital o de pareja, o el dolor por el fallecimiento de un ser querido, o la sobrecarga que soportan con la dependencia de un familiar. A los trabajadores sanitarios en principio nos gusta cuidar, pero esta crisis de los cuidados afecta también de lleno a nuestras profesiones, deslumbrados como estamos por el poder y la comodidad de la tecnología, frente a la implicación personal.

 

Cuidar es escuchar, preguntar, tratar con ternura, sonreír, hacer partícipe de alegrías y penas, lavar, dar de comer, llevar a pasear, llamar, visitar, reconocer el sufrimiento, acogerlo, ayudar a dimensionarlo, acompañarlo, tocar, estar, acariciar, callar, permanecer, abrazar, besar, respetar los ritmos, irse en el momento adecuado. Ninguna de estas cosas requiere formación ni el uso de tecnología avanzada. Muchas de estas acciones sólo las puede realizar alguien afectivamente cercano. Además resultan más gratificantes y terapéuticas si se hacen desde el afecto gratuito. Necesitamos cuidados cuando sufrimos, pero también en lo cotidiano. De ahí que mucho dolor del cuerpo y del alma venga de la falta de cuidados.

 

A cuidar se aprende cuidando y siendo cuidado, requisitos al alcance de todos, salvo dolorosas excepciones. Sin embargo de cuidar saben infinitamente más las mujeres, no porque tengan unas cualidades genéticas especiales, sino porque lo ponen en práctica a diario.

 

Cuidar no está de moda; los trabajos de cuidado están invisibilizados o menospreciados social y salarialmente; las ayudas a la dependencia, el único reconocimiento para quienes (casi siempre mujeres) cargan sobre sus espaldas el trato digno de los que no valen o ya no pueden a los ojos de esta sociedad, han sido arrasadas por unas políticas en las que las personas no son el bien fundamental a conservar y cuidar con inversión sino un gasto a minimizar.

 

Al neoliberalismo y a la posmodernidad los cuidados cuidar1sólo le interesan como negocio o como paliativo de lo disfuncional. El culto al yo y el hiperconsumo que promueven nos hacen olvidar nuestra interdependencia. Cada uno puede y debe bastarse y, cuando no, ahí está el mercado. Pagar (directamente o por impuestos) por ser cuidados, a la vez que nos “ahorra” la “deuda” por lo recibido gratuitamente, nos impide el aprendizaje de “cómo hacerlo” sin ser profesional y nos desresponsabiliza del cuidado de otros.

 

Todos necesitamos que nos cuiden. Pero no tendremos alternativa al cuidado por contrato y el cuidador (muy frecuentemente mujer) nunca podrá ser cuidado si no ponemos en marcha el engranaje de los cuidados mutuos.

 

Cuidar no es glamuroso, nos conecta con nuestras miserias y nuestra vulnerabilidad. Cuidar puede tener efectos secundarios, nos gasta, puede conmovernos, puede comprometernos, puede transformarnos. Pero sin cuidados el mundo se deshumaniza y el ser humano pierde dignidad.

 

Y finalmente, para cuidar hace falta tiempo, el tiempo que no tenemos. Quizá es hora de dejar de hacer para poder hacer. ¡Cuidémonos!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: