BLOG DE ANTENA MISIONERA

"Mirar con los ojos de los que sufren"

Derribando muros…

Posted by antenamisionera en noviembre 11, 2015

Domingo XXXIII – 15 de Noviembre de 2015

 Evangelio: Mc. 13, 24-32.33b1

“Cuando las ramas se ponen tiernas y brotan las yemas, deducís que el verano está cerca”.

Marcos nos invita hoy a aprender a ver. Sí, porque no basta tener ojos para ver. También hay que saber leer lo que vemos. Todos somos especialistas en darnos cuenta de que la primavera está cerca. Y la descubrimos en cosas muy pequeñas como son las yemas que brotan en los árboles. Y sin embargo, ¡cuánto nos cuesta ver la presencia de Dios y descubrir sus planes, aun en los grandes acontecimientos de la vida!

Joan Chittister, en su libro “El fuego en estas cenizas” relata un cuento muy simpático. Dice: “Un peregrino recorría su camino cuando cierto día pasó ante un hombre que parecía ser monje y que estaba sentado en el campo. Cerca de allí, otros hombres trabajaban en un edificio de piedra.

“Parece un monje”, dijo el peregrino.

“Lo soy” respondió el monje.

“¿Quiénes son esos que están trabajando en la abadía?”

“Mis monjes” contestó, “yo soy el abad”.

“Es magnífico”, comentó el peregrino. ”Es estupendo ver levantar un monasterio”.

“Lo estamos derribando” dijo el abad.

“¿Derribándolo? Exclamó el peregrino. ¿Por qué?”.

“Para poder ver salir el sol todas las mañanas “, respondió el abad.

 

Destruir para poder ver el sol cada mañana

Las grandes abadías suelen ser muy solemnes en sus estructuras y en sus muros. Pero tanta piedra, con frecuencia, impide que el sol penetre dentro. E impiden a los dentro verlo amanecer cada mañana.

En la vida todos solemos construir grandes muros, a veces incluso muy bellos, pero que nos están dificultando ver el sol.33b3

Tenemos demasiados muros que nos impiden ver a los demás. Incluso ponemos muros que dieran la impresión de ser transparentes, pero que no dejan ver ni a aquellos que están a nuestro lado.

El muro de “yo soy así”, y que nos impide ver y aceptar a los demás como ellos son.

El muro de “yo pienso que las cosas tienen que ser así”, y nos impide respetar el modo cómo las ven los demás. Como si fuésemos los únicos que tenemos ojos para ver, y gusto para discernir.

El muro de “a mí no me cambia nadie”, y que nos impide ver la luz de la verdad que los demás quieren irradiar sobre nosotros. Y no nos sentimos afectados por las señales que cada día Dios nos envía a través de los acontecimientos de la vida.

El muro de “yo soy el jefe, la cabeza”, y no nos deja ver que los demás también piensan, y que los demás también tienen cabeza.

El muro de “las cosas que tengo y he conseguido en la vida” y que nos cierran a la luz que Dios nos envía a través de las necesidades de los demás.

El muro de “mi carácter es así” y nos cierran el paso a la luz que nos invita a ser de otra manera y la llamada que nos llega desde los demás.

El muro de “mis tristezas y preocupaciones“, que nos cierra sobre nosotros mismos y no somos capaces de abrirnos a la alegría de la vida.

El muro de “yo hice tal cosa y ya estoy marcado para siempre”, y nos impide el gozo y la alegría de saber que el pasado ya no existe y que lo existe es el presente y el futuro que está amaneciendo.

En la vida no siempre es cuestión de construir. También a veces es preciso destruir.

Con frecuencia, veo en nuestros pueblos, antiguas33b2 casas que hoy están siendo modificadas en bellas casas. Sus pesados muros de piedra, son ahora cambiados por grandes cristaleras que dejan entrar y salir el sol por toda la casa. La misma historia milenaria de la Iglesia ha ido creando demasiados muros que le impiden ver el caminar de la historia y del mundo.

Muchas casas antiguas estaban hechas para que nadie pudiese ver desde afuera lo que sucedía dentro. Pero tampoco los de dentro podían ver lo que sucedía fuera. Ahora existe ese vidrio oscuro que dificulta a los de afuera mirar a dentro. Pero los de dentro contemplan muy bien todo lo que acontece fuera.

Nada hay más bello que despertarse y poder contemplar el sol.

Nada más bello que despertarse cada día y poder ver la luz que irradian aquellos que viven a nuestro lado.

Nada más bello que despertarse cada mañana y sentir la alegría de un nuevo día, un nuevo amanecer, un nuevo mundo.

No siempre hay que construir monasterios de grandes piedras labradas durante años. Se necesita también de monjes que destruyan los grandes muros para poder ver amanecer el sol cada día sin necesidad de tener que levantar la cabeza al cielo.

Se necesitan profetas que vayan derrumbando nuestros muros de resistencia a la novedad del Espíritu y a los nuevos problemas de los hombres que esperan nuevas terapias espirituales.

Puede que la vida se encargue de derrumbar muchos de esos muros que nos impiden ver con claridad.

Cuando todo lo veas oscuro, piensa si no habrá algún muro que te impide la claridad.

Nunca digas: esto ya es el final. El final de las paredes de un viejo Monasterio, puede ser el comienzo de nuevos amaneceres.

Además no te toca a ti decidir el último capítulo, cuando la vida te está preparando otro más bello. Esa es la razón de la esperanza, que no entiende de finales.

La esperanza es capaz de ver lo nuevo a través de las ruinas de lo viejo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: