BLOG DE ANTENA MISIONERA

"Mirar con los ojos de los que sufren"

Troncos nuevos: vida nueva

Posted by antenamisionera en diciembre 2, 2015

Domingo 2º de Adviento – 6 de Diciembre de 2015

Evangelio: Lc 3, 1-6.2Ad3

“Vino la Palabra de Dios sobre Juan, hijo de Zacarías, en el desierto”.

El viejo Testamento está a punto de quedarse en el pasado. Pero en ese viejo tronco del ayer “viene la palabra de Dios sobre Juan, hijo de Zacarías, en el desierto”. Juan no es del Antiguo Testamento. Tampoco del nuevo. Es el tránsito. Es el puente. Es el brote nuevo. Es el anuncio de lo nuevo que está a punto de brotar. El Antiguo Testamento es un viejo tronco que ya no da fruto, pero en sus raíces todavía queda una vida que en el Nuevo Testamento será revitalizada.

Porque lo que Dios ha sembrado durante siglos son semillas de vida. Desaparecerá el tronco, pero sus raíces aún tienen vida. “No he venido a abolir la ley, dice Jesús, sino a cumplirla, a llevarla a su verdadera dimensión”.

Uno siente pena cuando alguien corta un árbol y deja desnudo un trozo del viejo tronco con sus raíces todavía hundidas en la tierra.

Estaba ya viejo, dicen unos. Era un peligro, comentan otros. Solo ocupaba lugar, exclaman algunos.

Todos tenemos razón para eliminarlo y echarlo abajo.

Todos tenemos razón para eliminar lo que creemos ya inútil o muerto.

Sin embargo, cuando uno creía que el viejo tronco estaba condenado a desaparecer, nos olvidamos que todavía no habíamos arrancado sus raíces. De pronto, cuando menos lo pensamos, vemos cómo nuevos retoños brotan en el tronco viejo. El tronco estaba ya para cortar, pero las raíces todavía tenían vida. Y mientras haya vida en las raíces, la vida es posible. “Del viejo tronco de Jesé, brotará el nuevo retoño que es Jesús”.

La vida es más fuerte que la vejez.

La vida es más fuerte que el robusto tronco.

La vida siempre triunfa sobre lo que consideramos inútil o estorbo o peligro.

El problema de hoy, tal vez no sea tanto de los troncos, 2Ad1sino un problema de raíces.

Hay demasiadas vidas sin raíces profundas.

Hay demasiadas parejas sin raíces hondas.

Hay demasiadas instituciones carentes de raíces.

Hay demasiadas vocaciones sin raíces profundas.

Hay demasiadas decisiones sin raíces.

Hay demasiadas prohibiciones sin raíces.

Por eso son vidas que se mueren fácilmente. Mueren con la facilidad con la que mueren los sentimientos que las sostenían.

Son parejas que comienzan con mucha lozanía. Pero sus raíces están tan a superficie de la tierra que, antes mueren las raíces que el tronco.

Son vocaciones que nacen de unos ideales más emotivos que profundos. Y cuando la emotividad de lo comenzado empieza a serenarse, uno siente que está perdiendo la vocación.

Son instituciones que brotan a golpe de emociones, de sentimientos, o de oportunidades. Pero ¿dónde están sus raíces? Al fina terminan siendo instituciones vacías, que solo pueden supervivir en base a leyes, a prohibiciones.

Son decisiones tomadas en un momento emocional pero sin tierra que las sostenga.

Cultivamos demasiado las ramas. Pero nos olvidamos de las raíces.

Cultivamos mucho el tronco. Pero no abonamos las raíces.

Cultivamos mucho la apariencia. Pero no nos preocupamos de echarles agua a las calladas raíces que no se ven.

Cuando las raíces tienen vida, puede que algunas ramas se sequen, pero aún quedan suficientes para hermosear el árbol.2Ad2

Cuando las raíces tienen vida, uno puede encontrar dificultades en el camino, pero la vida es más fuerte que los obstáculos.

Cuando las raíces tienen vida, uno puede pasar por los momentos de la prueba, pero la vida que sube por el tronco es más fuerte.

Alguien cuidaba con mucho mimo un jardincito. Tenía unos rosales preciosos. Varias veces a la semana regaba las raíces. Y un día un amigo le preguntó ¿por qué no regaba todo el rosal? Su respuesta fue inmediata: Las rosas no necesitan riego. Solo las raíces. Dentro de mí surgió una inquietud: con frecuencia nos pasamos el tiempo regando las ramas mientras las raíces se mueren de sed.

Juan es el brote nuevo en el viejo tronco. Y es ese nuevo retoño el que anunciará al nuevo árbol y a la nueva vida. Y él mismo comienza por echar agua a las viejas raíces, anunciando la conversión del corazón. Cultivar las raíces es hacer que, hasta los viejos troncos renuncien a morir, aunque los cortemos, pues la vida de las raíces encontrará nuevos cauces para seguir creciendo y viviendo. Serán vidas nuevas. Serán troncos nuevos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: