BLOG DE ANTENA MISIONERA

"Mirar con los ojos de los que sufren"

Testigos y actores de liberación

Posted by antenamisionera en enero 20, 2016

3º  Domingo del Tiempo Ordinario. Ciclo C. 24 de Enero de 2016

 Evangelio: Lucas 1, 1-4; 4,14-21.3c2

 

El domingo pasado decíamos que el primer signo público de Jesús en Caná de Galilea, el evangelista Juan parecía presentarnos un texto fundamentalmente programático de toda la vida y misión de Jesús entre los hombres.

Este domingo nos encontramos con una situación similar, si bien desde la óptica del evangelista Lucas, cuyo escrito apareció 25 o 30 años antes que el de Juan.

Desde la perspectiva de Lucas, lo esencial del acontecimiento y del anuncio cristiano es la liberación del hombre. Sin hacer muchas aclaraciones y sin matizar con simbolismos más o menos espirituales, Lucas parece tomar el antiguo texto de Isaías que Jesús hace suyo en su sentido más simple y directo.

Efectivamente, para Lucas -el evangelista cuyo libro tiene más tinte social, siempre preocupado por la suerte de los marginados de la sociedad- la llegada del Reino de Dios consiste en una transformación de una situación mala y de opresión que revierte en superación constante y total.

En esta línea está la respuesta de Jesús a los emisarios de Juan el Bautista que le preguntaban si él era el enviado de Dios: “Los ciegos ven y los cojos andan, los leprosos quedan limpios y los sordos oyen, los muertos resucitan y se anuncia a los pobres la buena noticia” (Lc 7,22).

La acción de Dios no es solo una afirmación de lo positivo de la existencia humana, sino una afirmación a través de una negación; es decir: es liberación de una situación inhumana de existencia. De ahí que la actitud de Jesús no consiste solo en afirmar las infinitas posibilidades de Dios y del hombre, sino en actuar de3c1 tal manera que esas posibilidades sean realizadas en la misma situación de opresión.

Por eso Jesús aparece realizando su obra en medio de la contradicción, de la lucha, de la calumnia y de la constante persecución que le llega desde las clases opresoras, tanto políticas como religiosas.

La liberación presupone que el hombre no está liberado; más aún, que existen personas y estructuras que oprimen al hombre. Por tanto, no puede haber libertad si no hay un proceso de liberación de las situaciones injustas e inhumanas.

Jesús -y ésta es una típica característica de la óptica de Lucas- aparece actuando en medio de los segregados y despreciados de la sociedad, y a ellos les dirige fundamentalmente su buena noticia. El Reino de Dios llega para los enfermos impotentes ante su enfermedad; para los leprosos, aislados del culto y de la comunidad por una simple circunstancia biológica; para los que reciben el repudio de la sociedad, tales como los extranjeros, los cismáticos (los samaritanos), los hombres y las mujeres de mal vivir… para esa mitad de la humanidad que tiene menos derechos que los hombres: las mujeres, ayer proscritas y hoy aún sin alcanzar plena igualdad con los hombres.

Por todo ello, fue acusado -y esa acusación es su gloria- de comer con los pecadores, de tomar contacto con los bajos fondos de la sociedad, de simpatizar con los niños y las gentes rudas; en fin, de propiciar una auténtica subversión del orden existente.

Si bien es cierto que su liberación tiene un matiz de interioridad que afecta al corazón mismo de la persona, también es cierto -y esto confirma el carácter histórico de su liberación- que jamás excluyó el acento social implícito en la liberación que anunciaba y realizaba como signo del Reino de Dios. Negarlo sería negar prácticamente todo el Evangelio.

Desde la perspectiva de Lucas, el Reino de Dios que hoy debe cumplirse pasa necesariamente por la liberación del hombre y de los pueblos, liberación que siempre y en todo caso implica el cambio de las estructuras opresoras.

Cumplir esta palabra, cumplirla y anunciarla a los pobres, es vivir el comienzo del Reino de Dios.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: