BLOG DE ANTENA MISIONERA

"Mirar con los ojos de los que sufren"

REFLEXIÓN PARA EL VIERNES SANTO

Posted by antenamisionera en abril 14, 2017

 

“Mirarán al que traspasaron”. (Jn 18,37)

 

– ¡Cómo cambian las cosas!

Hasta hace unas horas, la Cruz era signo de maldición.

Y el que colgaba del madero era un maldito.

Pero, desde que Jesús subió a la Cruz, ni la Cruz es una maldición, ni el crucificado un maldito.

Cruz y Crucificado se hacen bendición.

Porque se hacen vida y se hacen revelación de Dios.

– Ya lo había dicho Jesús. “Cuando sea levantado en alto atraeré a todos hacia mí”.

Y el profeta lo había anticipado: “Mirarán al que traspasaron».

Lo que era signo de ignominia ahora se hace signo y palabra de revelación.

Desde ahora la Cruz será un lugar de cita de Dios con el hombre y del hombre con Dios. Y cuando Dios y el hombre se encuentran y se dan la mano en la Cruz de Jesús, Dios se revela en sus intimidades al hombre y el hombre descubre la verdad de Dios.

– Ahora, cuando el hombre quiera saber algo de Dios, le bastará mirar a la Cruz.

Y en ella podrá leer el amor hasta el extremo que Dios le tiene.

Y Dios se revelará como amor y como vida. “Tanto amó Dios al mundo que entregó a su propio hijo, para que todo el que crea en él tenga vida eterna».

– El misterio de la Cruz nos clarifica toda la vida de Jesús que se hace inteligible al hombre.

Lo que antes era incomprensible ahora se hace claridad.

Y a la vez, la Cruz clarifica la verdad de Dios para con el hombre.

La historia entera apunta hacia la Cruz.

En la Cruz la historia de salvación llega a la plenitud de su verdad.

Y en la Cruz da comienzo una nueva historia para los hombres.

– Creer, es para el cristiano mirar a la Cruz.

Creer, es para el cristiano descubrir el amor.

Creer, es para el cristiano encontrarse con la vida.

Cristiano es aquel que mira a la Cruz y en ella se reconoce como amado de Dios.

Cristiano es aquel que mirando a la Cruz, aprende a leer de una manera diferente su propia vida y su propia historia.

Mirar a la Cruz, es sentirse bendito en quien pasó por la experiencia de la maldición.

 

Actitud para hoy:

– ¿Cuánto tiempo hace que no miro fijamente y en silencio a la Cruz?

Sería bueno que hoy me dé un tiempo para quedarme mirándola despacio, serena y tranquilamente a la escucha de su Palabra.

– La Cruz que llevo colgada de mi pecho será para mí un signo de bendición, porque debo verla como signo de mi salvación.

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: