BLOG DE ANTENA MISIONERA

"Mirar con los ojos de los que sufren"

Amor alegre y exigente

Posted by antenamisionera en octubre 11, 2017

Domingo 28 T.O. – 15 de Octubre de 2017

Evangelio: Mateo 22, 1-14.

Han pasado ya veinte siglos desde que Dios, Padre, se nos ha manifestado en su Hijo, se nos ha revelado como amigo, como hermano, como Amor, y aún seguimos teniéndole miedo; seguimos pensando que es un Jefe autoritario o un Juez que castiga nuestros fallos y debilidades.
Todo el empeño de Jesús fue mostrarnos el rostro amable y sonriente de Dios, que es Padre y nosotros seguimos empeñados en tratarle de Usted, no por respeto, sino por miedo.
Por eso, esta parábola es totalmente actual para nosotros. La invitación a la fiesta, al banquete, a la alegría, a la felicidad es una constante por parte de Dios a sus hijos.

Esta vez el Reino es comparado a un banquete de bodas al que, en primera instancia, se invita a ciertas figuras representativas de la sociedad. Es como la primera etapa necesaria para llegar al desenlace: hay personas que, a pesar de sus apariencias, no pueden participar del Reino porque otros intereses les preocupan más, y porque, en el fondo, parecen despreciar al rey que los invita.

Esto es lo primero que nos llama la atención. Es casi incomprensible que algunos ciudadanos desoyesen la invitación del rey, sabiendo que ese gesto podría desatar sus iras por la afrenta que significaba.

Sin embargo, todo tiene su explicación: el tal rey era el mismo rey de la cruz, el rey de los humildes y de los pobres. Quienes rechazaban a los pobres no podían sino rechazar a un rey que venía a revolucionar los esquemas sociales. La parábola parece sugerir algo así como si Dios hubiera perdido tiempo en preparar a un pueblo para su entrada en el Reino, pues los menos preparados resultaron los más dispuestos.

Hay una cosa en la que coincidimos todos: el deseo de ser felices. Y Dios nos dice que también El quiere, desea y busca nuestra felicidad, con el mismo empeño que cualquiera de nosotros.
No hemos comprendido aún casi nada del Evangelio, cuando creemos que Dios es enemigo de la alegría y la felicidad de sus hijos.
Los cristianos no hemos de distinguirnos por nuestra seriedad, nuestra tristeza, nuestros sacrificios; sino por nuestra felicidad al saber que Dios nos ama por encima de todas nuestras miserias.
Lo primero que nos dice el Evangelio, no es que tenemos que ser buenos; sino que Dios es bueno para todos nosotros y que desborda amor por los cuatro costados. Esto es la Buena Noticia del Evangelio y por eso es Buena Noticia el Evangelio.
Él no pide nada a cambio de su amor. Dios no exige nada por su amor. Le basta con que seamos agradecidos y sepamos disfrutar de su amor y comunicarlo a los demás con el testimonio de nuestras vidas.

La parábola de hoy se sitúa en la línea profética tal como expresa la primera lectura de hoy: el banquete de Dios es organizado para todos los pueblos como el signo de una salvación que alcanza la totalidad de la vida humana.

Es esta universalidad la característica que más oposición causó en los judíos nacionalistas, e incluso en los primeros cristianos que no consentían en ceder sus derechos de primogenitura colocándose en pie de igualdad con los incircuncisos.

La Iglesia cristiana nació con esta conciencia, al principio larvada y después plenamente luminosa: es la fe en Jesucristo lo que nos salva a todos por igual.
El amor de Dios, como todo amor verdadero, no pide nada a cambio. En realidad se nos invita a una fiesta con Dios, una comunión con El, a convivir con El. Somos invitados por amistad a vivir una amistad.
La última parte de la parábola nos habla del vestido de boda. Esto es lo que ha llevado a una falsa interpretación de toda ella. Se nos habla del vestido que es preciso llevar. Ese vestido nos lo proporciona el mismo Dios: es la nueva vida a la que estamos invitados.
Se trata simplemente de actuar como Dios actúa. A los cristianos se nos tiene que distinguir por nuestro comportamiento externo, ese es el único vestido que se nos pide, ese comportamiento será la señal de identidad para los demás que nos vean.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: