BLOG DE ANTENA MISIONERA

"Mirar con los ojos de los que sufren"

MANOS LIMPIAS O CORAZÓN LIMPIO

Posted by antenamisionera en agosto 29, 2018

Domingo 22º del T.O. B – 3 de septiembre de 2018

Marcos 7,1-8ª.14-15.21-23.

Un escritor ruso decía que lo que hay de más conservador en cualquier hombre son sus  costumbres. Todos tendemos a hacer un “dios” de nuestras costumbres; todos nos  aferramos (como si fuera algo decisivo para la historia de la humanidad) a nuestras  costumbres. Y para ello solemos revestirlas con solemnes razones que ayuden a sostener  su respetabilidad. Quizás hablemos de leyes divinas o de principios inscritos en la naturaleza  humana, o más sencillamente pretendemos que “siempre se ha hecho así” o amenacemos  con las trágicas consecuencias que implicaría actuar de otro modo. También es posible que  los argumentos vengan de contrapuestos horizontes y digamos que “el progreso lo exige” o  que la “ciencia lo demuestra”. Los argumentos pueden ser distintos y aún contradictorios,  pero la mayoría, la gran mayoría de los hombres, lo que intentamos es conservar y defender  nuestras costumbres, nuestro modo de actuar.

Lavarse las manos antes de comer era en tiempos de Jesús uno de los gestos externos de pureza  moral. Y a los fariseos de todos los tiempos siempre nos han importado mucho los gestos externos.

A Cristo no tanto. Cristo nos responde que lo limpio y lo sucio del hombre no está en las  manos sino en el corazón.

Y esto va por todos nosotros: por los cristianos que nos lavamos las manos y vamos por  ahí con nuestras manos cristianamente lavadas pero con nuestro corazón cristianamente sucio.

Cristo no dijo: “Bienaventurados los que se lavan las manos, porque así verán los  hombres que estáis limpios”. Cristo dijo: “Bienaventurados los limpios de corazón, porque ellos verán a Dios”. A Él le iba a condenar a muerte un hombre que tuvo mucho cuidado de que el pueblo viera que se lavaba muy bien las manos. Le iban a llevar a la cruz unos fariseos como aquellos, que tenían negro el corazón, pero que no iban a entrar en el pretorio de Pilato, para no contaminarse la víspera de la Pascua.

Cristo quiso trazar una línea bien clara entre los limpios de corazón y los que se lavan las manos.

Es que lavarse las manos es fácil; lo difícil es lavarse el corazón.

Todos sabían que el gesto de Pilato no valía. Y hoy creemos todavía mucho menos en  esta clase de gestos externos.

No vale. Lavarse las manos y luego dejar que crucifiquen a Cristo. No vale.

No vale. Lavarse las manos y luego convencerse de que uno no puede hacer nada ante  tantas situaciones injustas que hay cerca y lejos de nosotros. No vale.

No vale. Lavarse las manos y luego decir que es una pena que haya pobres, enfermos, guerras, desastres. No vale.

No vale. Lavarse las manos y luego decir que uno no puede cambiar el mundo. No vale. Vale, por ejemplo, lo de Mateo, que era uno de aquellos discípulos que comía sin lavarse  el polvo de las manos, pero que se había limpiado el corazón de dinero, que es una de las  cosas que más ensucia lo de dentro de los hombres. Mateo tendría barro en las manos,  pero no tenía dinero y más dinero en el corazón; y a esto le llama Cristo estar limpio.

Es mucho más fácil lo que hizo Pilato para lavarse las manos, que lo que tuvo que hacer, por ejemplo, Zaqueo, para lavarse el corazón. A Pilato le bastó un gesto espectacular y estúpido. Pero a Zaqueo, para lavarse el corazón, le hizo falta devolver cuatro veces lo  robado y dar la mitad de lo suyo a los pobres.

            No nos servirá el lavarnos las manos. Solo la bondad nos hará limpios por dentro: la  negación de nuestro propio egoísmo y la generosidad, la entrega, el trabajo por los demás.

Y no es que falten entre nosotros los limpios de corazón. Todas las gentes no son tan  malas, gracias a Dios. Tendrán algo de polvo en las manos, pero tienen fundamentalmente  limpio el corazón.

“Vosotros estáis limpios, aunque no todos”, les dijo un día Cristo. Solo uno no estaba  limpio.

Casualmente era uno que tenía las treinta monedas aferradas, no precisamente con las  manos… sino con el corazón.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: