BLOG DE ANTENA MISIONERA

"Mirar con los ojos de los que sufren"

Animales estrangulados

Posted by antenamisionera en julio 6, 2017

Por Dolores Aleixandre

Puro e impuro. No soy miembro del Partido Animalista ni emprendo una campaña contra el maltrato animal: solo me hago eco del texto que leo cada año con extrañeza en los Hechos de los Apóstoles: “No hay que molestar a los paganos que se convierten; basta escribirles que no se contaminen con la idolatría o con uniones ilegales, ni tampoco comiendo sangre o animales estrangulados” (He 15,19).

El contraste es sorprendente: por un lado se están admitiendo transformaciones revolucionarias para el judaísmo (formar un solo pueblo con los paganos, no imponer la circuncisión, confesar que “no nos salvamos por la ley sino por la gracia del Señor Jesús”…) pero, junto a eso, se advierte a los recién bautizados: “Ojito con comer animales estrangulados”.

Así somos los humanos: capaces de dejar entrar al camello y de preguntar al mosquito dónde está su pasaporte; dispuestos a proclamar con fervor, faltaría más, que la alegría nace del Evangelio y que el amor es la fuente del gozo, pero a los divorciados que ni se les ocurra acercarse a comulgar y ese chico de aspecto sospechoso, que se vaya leyendo las vidas de santa María Goretti y de san Luis Gonzaga. Que con eso de la alegría del amor, empiezas por ponerte contento y vete a saber dónde terminas.

Afortunadamente, la prohibición dietética nació caducada: Pedro tuvo una visión en la que bajaba del cielo un mantel lleno de alimentos que un judío no podía comer y cuando él, observante y pudibundo, se negó a probarlos, oyó esta sentencia apabullante: “Lo que Dios ha declarado puro no lo llames tú impuro” (He 10,15).

Qué alivio saberlo: gracias a la eficacia poderosa de esas palabras, no tenemos que buscar hoy en los supermercados la vitrina “Pollos para Católicos”, cada uno con su etiqueta certificada ante notario de haber sido degollado hasta perder la última gota de sangre. Y cuánto agradecimiento al Espíritu por el vendaval de libertad con el que quiere barrer de nuestras vidas recelos, resistencias y aprensiones.

Pero cuántas manías rancias le queda por barrer todavía.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: