BLOG DE ANTENA MISIONERA

"Mirar con los ojos de los que sufren"

Empobrecer o empobrecerse

Posted by antenamisionera en diciembre 10, 2014

Por Bernardo Baldeónempobrecidos

En el último número de Antena Misionera nos hacemos eco de la campaña lanzada en Italia para declarar “ilegal la pobreza”.

Mucho calificarán esta campaña como algo utópico, inútil, que poco o nada va a cambiar… Y posiblemente tengan razón. Quienes la apoyamos no pretendemos más que alguien cambie su actitud frente a la pobreza. Puedes ser tú, puedo ser yo…

Lo cierto es que durante mucho tiempo nos han hecho creer que la pobreza es algo natural. Si nacías en una familia pobre, lo natural es que tú serías pobre. Si nacías en un país pobre, lo natural es que tú también serías pobre. Hacer responsable a la “naturaleza” es una de las posturas más cómodas que solemos asumir los “humanos”.

Vivimos una crisis que no se la deseamos a nadie, pero de la cual hemos de sacar sus consecuencias positivas.

Las estadísticas de distintas instituciones en los últimos meses coinciden en señalar que en estos años un reducido grupo de ricos se ha hecho más rico y la mayoría de pobres se han hecho más pobres.

No necesitamos saber mucho de economía para sacar una conclusión evidente: los pobres son empobrecidos cada día más por los ricos que se enriquecen a costa de la mayoría.

Frente a esta realidad, si miramos hacia Dios en este tiempo de Navidad que se avecina no vamos a encontrar soluciones mágicas o consuelos baratos. Dios es más humano que nosotros mismos y en Jesús, que nace en la pobreza nos enseña algo importante.

Entre los empobrecidos y los enriquecidos hay otra forma de afrontar la vida. Mateo en su evangelio habla de “Bienaventurados los pobres de espíritu”. El espíritu es el interior de la persona, lo que la mueve a actuar desde lo más profundo de sí misma. Por eso “pobre de espíritu” es aquel que desde su interior, libremente, elige empobrecerse para enriquecer a los demás.

Es lo que cristianos celebramos en Navidad. Un Dios que se hace hombre. Un Dios que se empobrece a sí mismo para enriquecer a los más pobres y marginados de una sociedad injusta.

Plantear así la realidad de Dios es duro, incluso para la misma Iglesia. Por eso hemos falseado con frecuencia, con demasiada frecuencia, la imagen de un Dios que se empobrece. Posiblemente nos interesaba estar del lado de los que se enriquecen.

Según la tradición Jesús, el Dios hecho hombre, nace en la pobreza de un pesebre. La historia dice que muere como un maldito de la sociedad pudiente. En la cruz, desnudo… Nunca tuvo nada que defender o guardarse para sí, desde el nacimiento hasta la muerte.

Se pueden decir muchas cosas hermosas de la Navidad. Pero ¡qué difícil es identificarse con el Dios que se nos manifiesta en la Navidad!

No hay pecado más grave que empobrecer a los demás, y hay muchas formas de hacerlo. Y ser cristiano pasa por la capacidad de empobrecernos a nosotros mismos para enriquecer a los demás, independientemente de que lo merezcan o no, simplemente porque son hijos del mismo Padre.

Este tiempo cuestiona seriamente nuestra forma de encarar la vida y nuestra relación con los demás. La misión de la Iglesia es reflejar a ese Dios que se empobrece en Belén. Ser misioneros va por el mismo camino…

¿Seremos capaces de asumirlo?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: