BLOG DE ANTENA MISIONERA

"Mirar con los ojos de los que sufren"

Estar despiertos para ver salir el sol…

Posted by antenamisionera en noviembre 23, 2016

Domingo 1º de Adviento A – 27 de noviembre de 2016

Mateo 24, 37-44.1ad0

Anthony de Melo cuenta que el discípulo preguntó al maestro:
– “¿Hay algo que yo pueda hacer para llegar a la iluminación?”

– “Tan poco como lo que puedes hacer para que amanezca el sol por las mañanas”.

– “Entonces ¿para qué valen los ejercicios espirituales que tú mismo recomiendas?”

– “Para estar seguro de que no estáis dormidos cuando el sol comienza a salir”.

¿Qué podemos hacer para que llegue Dios a nuestras vidas?

Ciertamente muy poco, porque la venida de Dios es un don gratuito de su amor para con el hombre. No es algo que nosotros podamos merecer. Podemos esperarlo. Pero no apurar su venida.
¿Qué podemos hacer para que la esperanza se haga realidad en nuestros corazones?

Muy poco, por cierto. La esperanza, como la fe, son dones y regalos de Dios al hombre.

Pero sí podemos “estar despiertos” para verle llegar a Dios y para descubrir los signos de esperanza que aún hay en la vida.

Porque Dios está viniendo cada día a nuestras vidas, y nos coge siempre dormidos.

Porque Dios siembra el mundo de signos de esperanza, y nosotros ni nos percatamos de ellos y seguimos hundidos en la noche de nuestras desilusiones y desesperanzas.

De ahí los tres grandes mensajes de la Palabra de Dios en este día:

“Vigilad” dice Jesús en el Evangelio.

“Daos cuenta del momento”, nos dice San Pablo.
“Despertaos del sueño”, nos dice San Pablo.1ad1
Tres mensajes que son uno solo. Estar vigilantes, estar atentos, no dejar pasar las ocasiones y las oportunidades de Dios en la historia, en la Iglesia, en la vida.

“Daos cuenta del momento”
No es tiempo para mirar hacia atrás. El adviento es mirar hacia delante.
No es tiempo para quedarnos anclados en el pasado. Que el pasado ya pasó como pasó el agua del río que estás contemplando.
Es tiempo de “darnos cuenta, tomar conciencia” de nuestro hoy, de nuestro presente.
Un presente cargado de dolores y sufrimientos. Cargado de injusticia y maldad.
Pero cargado también de mucha felicidad, de mucha bondad, de mucha generosidad, de mucho amor.

Tenemos que ver lo negativo que hay a nuestro alrededor, pero también tenemos que ver todo lo bueno, que es más que lo que nosotros pensamos. Muchos solo saben ver lo malo, los imposibles, las dificultades. Tienen vocación de barrenderos de la municipalidad que repasan cada día nuestras calles buscando solo las basuras que arrojamos.
Y necesitamos también la vocación de los jardineros que cada mañana descubren una rosa más en su jardín. Una flor más que se ha abierto durante la noche. Corta a las que ya se han muerto, pero piensa en las que han brotado.

Es posible que muchos sientan que Dios ya no existe, o que si existe debe andar muy ocupado en otras cosas, porque se ha olvidado de nosotros. Pero tampoco faltan quienes siguen amaneciendo cada día con una nueva experiencia de Dios en el alma. Con una nueva alegría por la belleza y la riqueza de la vida. Con una nueva ilusión y una nueva esperanza. Con una nueva experiencia de nuevas presencias de Dios. Hay muchas flores que nadie verá nunca, pero que están ahí con su belleza glorificando a Dios con sus colores. Hay mucha bondad en el corazón humano, que a veces no vemos, pero que recrea los ojos y el corazón de Dios.

Darnos cuenta de los problemas, sí. Darnos cuenta de las dificultades, sí.
Pero también darnos cuenta de que nuestra esperanza es más que nuestras dificultades.
“Despertaos del sueño”
Lo que sucede que es que vivimos demasiado dormidos. Con los ojos cerrados por nuestros cansancios. Con el corazón marchito por muchas desilusiones.
Pero nosotros no somos “hijos del noche”, sino “hijos de la luz”.
Nosotros no somos “hijos de las tinieblas”, sino “hijos de la luz”.
Nosotros no somos “hijos de la noche”, sino del “hijos del amanecer”.1ad2

Y estamos llamados a “pertrecharnos de las armas de la luz” que son: la fe, la esperanza, la caridad, la Palabra de Dios, la gracia.
Llamados a “pertrecharnos de las armas de la luz” que son: la verdad, la sinceridad, la honestidad, la justicia, la honradez.

Estar despiertos para ver venir a Dios. Estar despiertos para ver venir el mañana. Estar despiertos para ver venir el futuro. Estar despiertos para ver venir al hermano que se nos acerca. Estar despiertos para ver venir una nueva Navidad, que es un nuevo acontecer de Dios entre nosotros.

Hay que estar bien atentos y bien despiertos, porque, de ordinario, Dios suele colarse en medio de nosotros entrando, no por la puerta grande, sino por la puerta de servicio. Y con frecuencia no por la puerta, sino por las rejas de nuestras ventanas.

Cuando llegó por primera vez, todos estaban mirando a la puerta de delante, y El entró por la puerta de atrás. Miraban a las puertas del palacio, y El entró por la cueva sin puerta de unos pastores.
Hay que ver venir a Dios entre las rendijas de nuestros problemas.
Entre las rendijas de nuestras oscuridades.
Entre las rendijas del mismo mal que pareciera oscurecerle y ocultarle, pero que también por ahí se nos puede revelar y manifestar.
Lo importante en este tiempo del Adviento es estar “despiertos para ver salir el sol”.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: